¿Por qué nos automachacamos tanto las madres de adolescentes?

¿El nivel de estrés al que estamos expuestos siendo madres o padres de adolescentes es alto? Evidentemente sí...


Durante el tiempo que he podido atender en sesiones clínicas a las madres y padres de adolescentes he observado que es una etapa en la que están sometidos a mucho estrés, intentando educar a sus hijos/as como cuando eran más pequeños.


Y les cuesta entender que ya no es un niño, sino un chico rebelde que va a ir en contra de todo lo que digas, o que ya no es una niña, sino una chica que se enfrenta a todos tus argumentos.


Déjame decirte un secreto! Al llegar la adolescencia lo único que puedes hacer es observar y seguir actuando en base a tus valores, e intentar dialogar con tu hijo/a para que vea las cosas como tu las ves, pero ya no como cuando era pequeño...


Ese tiempo ya pasó. El tiempo de quitarle algún premio para que se comporte mejor, o premiarlo con algo cuando lo hace bien. Ese tiempo, en el que éramos tan importantes para nuestros/as hijos.


La etapa de la adolescencia se basa en:

  • Ir en contra de todo lo que conoces, todas las creencias en las que te han educado

  • Empezar a pensar por ti mismo, a tener tus propios argumentos

Y la forma de ir en contra de estas creencias, es yendo en contra de todo lo que digan los adultos, por eso... es vital que si un adulto, ya sea un profesor/a, abuelo/a, vecino/a, amigo/a consigue llegar al fondo de un adolescente, estará consiguiendo mucho más de lo que pueden intentar 10 adultos al decir:

  • "No hagas esto porque no es correcto"

  • "Esto está mal"

  • "Debes comportarte de esta manera"

  • "Buscas ser siempre el centro de atención"

¿Entonces qué podemos hacer?

  • Mantener las PAUTAS educativas marcadas en casa como: hora de llegada, horas de comidas y ayuda en los quehaceres del hogar.


¿Entonces por qué nos automachacamos tanto?


Porque creemos que está en nuestra mano, bajo nuestro control... y no es así, ya es hora de que nuestros hijos/as se conviertan en adultos/as y para ello debemos darles su espacio.


Eso significa dejar de tratarles como niños y empezar a verlos como adultos. Esto marcará la diferencia.


DATE UN RESPIRO, no depende todo de ti, ahora está en manos de tu hijo/a que pronto se convertirá en adulto/a

Cosas importantes que debes tener en cuenta:

  1. Tómate un día libre de pensamientos, un día para ti, un día libre de quehaceres del hogar, de obligaciones, de tener que intentar que todo salga bien

  2. No cuestiones cada cosa que haces o cada cosa que dices

  3. Y sobretodo, no seas tan dura contigo misma.


Las personas perfectas no existen.


mujer

Cada mañana repite "hago todo lo que está en mi mano para que mi familia sea feliz, y esto me da Paz"

Es recomendable que en casos extremos acudas a un/a profesional, siempre vamos a querer llevar a nuestro/a hijo/a a terapia, pero si realmente nos está afectando tanto y no sabemos cómo enfrentarnos a esta situación, también es una buena idea ir nosotras para que nos den pautas para sobrellevarlo mejor.


Para más información puedes visitar nuestra página web: www.encentrados.com


Cualquier pregunta no dudes en consultarnos, estaremos encantados de ayudarte.


Psicóloga Elizabeth Sulen