Las adicciones "intangibles" de los jóvenes

Las adicciones en la adolescencia van más allá del alcohol, el tabaco o el cannabis (las más consumidas con diferencia).

Están también las "intangibles", que son cada vez más preocupantes. Estamos hablando de los videojuegos, apuestas y adicción a las compras.

Si hubiera que elaborar un ranking de esas adicciones ‘sin sustancia’ más habituales en la juventud, el primer puesto lo ocuparían los teléfonos móviles y redes sociales, que hacen que los jóvenes sufran una desconexión total del entorno y de la familia.

En segundo lugar estarían los videojuegos. Los adolescentes abandonan otro tipo de actividades cotidianas y hasta intentan abandonar la escuela por su obsesión con estar frente a la pantalla. Es ya una imagen frecuente ver a jóvenes embobados frente a la pantalla del móvil, con los auriculares puestos o absortos en una partida de videoconsola.

La tercera adicción sin sustancia serían las apuestas deportivas. Ni siquiera deberían tener acceso, puesto que se exige 18 años para apostar, pero los adolescentes logran gestionar cuentas de casas de apuestas y acceder a los salones especializados. La posibilidad de ganar dinero les hace perder la perspectivas y, en ocasiones, generan importantes deudas a sus familias.

Y, por último, las compras. Este tipo de adicción se encuentra fomentado por padres que no han sabido establecer límites a tiempo y han tratado de aportarle todo a sus hijos, los menores se acostumbran a un nivel de gastos muy alto y la compra compulsiva de productos de marca.