La importancia de tener tiempo para nosotros mismos

Vivimos en un mundo donde estar ocupado equivale a triunfo, a que estás haciendo lo correcto porque estás ocupando tu tiempo en estudios, trabajo, quehaceres... Pero, ¿entendemos realmente lo que significa no tener tiempo para nosotros mismos?

Equivale a no escucharnos, a no mimarnos, a, simplemente, no tener un momento para estar tranquilos y no ser conscientes de nuestra respiración y del momento presente.


La gente se ha olvidado de la importancia que tiene el hecho de detenerse, respirar, reflexionar, pensar sobre las situaciones y conversar en silencio con el yo interno.

Algo que hacemos todo el tiempo, pero con el ruido exterior se pierde ya que nos impide escuchar a esa sabia voz que llevamos dentro.


Cuando nos dedicamos tiempo a nosotros mismos, obtenemos claridad, pensamos de una manera diferente a cuando los estímulos del entorno afectan la comunicación interna; y por lo regular no discutimos, argumentamos ni negociamos, pues la mayor parte del tiempo comprendemos nuestra propia manera de pensar.


Esto indefectiblemente nos lleva a contar con una mentalidad conclusiva, lógica y objetiva. Y es justamente este tipo de mentalidad, la que nos permite solucionar problemas y tomar decisiones de una manera magestuosa.


De esta manera, y como conclusión, debemos aprender a escucharnos y a reservarnos un tiempo para nosotros mismos. Esto hará que mejoremos en la toma de decisiones y estemos más tranquilos y a gusto con nuestra vida.