El problema de los cánones de belleza

Nos encontramos en una era donde los aparatos multimedia están en pleno auge, especialmente estos últimos años donde el crecimiento de las redes sociales ha ido a pasos agigantados. Por consiguiente, estos cánones de belleza influencian más a adolescentes y universitarios debido a que estos son los que se encuentran más presentes en las redes.


Por otra parte, los medios de comunicación también se suman al acto de vendernos la idea de la mujer y del hombre que ellos consideran como perfecto, y los jóvenes tratan de imitarlo para lograr alcanzar ese ideal de belleza.


La obsesión por alcanzar el cuerpo perfecto que venden los medios de comunicación incrementa problemas graves de salud como el de seguir dietas que llevadas al extremo acaban en anorexia o la obsesión por el deporte que acaba en vigorexia. Ese objetivo inalcanzable que se marcan los jóvenes por conseguir un cuerpo perfecto lleva incluso a muchos a operarse por simple capricho estético y no por necesidad.


En la actualidad, España ocupa el primer puesto entre los países europeos en cuanto a operaciones estéticas se refiere, con una media de 400.000 intervenciones al año. El número de operaciones continúa aumentando entre un 8 y un 10 % cada año.


¿Qué pasa cuando no se sigue una moda? La sociedad juzga y más entre los jóvenes. Por ello mucha gente le da importancia a su físico y a cómo va vestido por lo que puedan pensar los demás. Para los adolescentes este hecho puede significar que seas socialmente aceptado o no.


Consejos


- Ser uno mismo y no seguir modas tontas que nos pueden costar hasta la salud.

- Aprender a querernos tal como somos

- Respetarnos

- Para los chicos: entablar conversaciones continuas con nuestros padres para que sepan lo que pensamos o lo que nos está sucediendo.

- Para los padres: preguntar siempre a nuestros hijos si todo va bien. Así, podremos ayudarlos eficazmente.