El camino ¿correcto?

- ¿Podrías decirme por favor que camino debo seguir para salir de aquí?

- Eso depende en gran parte del sitio al que quieres llegar

- No me importa mucho el sitio

- Entonces tampoco importa mucho el camino que tomes

"Alicia en el país de las maravillas"


Cuando se es joven/adolescente se atreviesan muchas dudas y transiciones que pueden afectar a nuestro estado de ánimo debido a la presión de "hacer siempre lo correcto".

En el momento que tenemos que elegir la carrera que queremos estudiar o si, por el contrario, queremos sumergirnos de una vez en el mundo laboral, aparecen una cantidad de interrogantes que nos pueden hacer perder el rumbo y quedarnos estáticos.

El no hacer nada en un momento determinado es lo más comprensible y común del mundo, ya que primero tenemos que ver los pros y los contras de tal decisión para ver qué camino se asemeja más a nuestro plan de vida.

Más que compararnos con nuestras amistades o familia, tenemos que pensar qué es lo que nos hará feliz y pensar cuál es nuestra idea de éxito.

Sólo nosotros sabemos qué es lo que nos hace y nos hará feliz ya que es nuestra vida y no la de otros. Podemos recibir consejos o sugerencias, pero siempre la decisión final debe de ser de nosotros mismos.

De no ser así, es común que muchos jóvenes se cambien de carrera a tan sólo un año de acabarla debido a que se sienten estresados y que no "pueden más". Eso se debe a que escogieron lo que sus padres les dijeron en lugar de seguir lo que a ellos realmente les gustaba.

Elegir no es para nada fácil, pero si seguimos nuestro corazón y nuestra intuición, siempre estaremos más a gusto que si nos dejamos llevar por lo socialemente correcto o por lo que quiere nuestra familia o amistades.

Aprender a escucharnos no es una tarea sencilla pero debemos aprender a ponerla en práctica para acertar más en nuestras decisiones.


#Haciadentro